dildoWeb HostingSpell Check

Origenes del kinesiotaping

KinesioTaping, Kinesio Tape, Medical Taping Concept, Vendaje Neuromuscular , Kinesiology Tape…distintas definiciones para un mismo método, un mismo concepto y una misma técnica que la hace distinta al resto de lo que se ha realizado en toda la historia del vendaje.

Hablamos de un sistema de vendaje nacido en Asia en los años setenta, sobretodo en Japón y Corea, que ha cobrado fuerza en la actualidad debido a su concepción global del tratamiento.El Dr. Kenzo Kase, quiropráctico japonés , lo desarrolla aplicando conceptos Kinesiológicos – de ahí su nombre- a una técnica de vendaje que busca conseguir una movilidad total del músculo sin restricciones , donde la función muscular cobra vital importancia para activar procesos naturales de autocuración en el cuerpo -influyendo desde el exterior las 24 horas- y procurar que el dolor que ha aparecido con movimiento , desaparezca a través del mismo.

La venda con la que se desarrolla la técnica posee características específicas que la hacen distinta a todo material utilizado hasta la fecha, se trata de una cinta elástica adherida a un papel protector con un 10% de pre-estiramiento a la que podemos aplicar hasta un 140% – 160% de estiramiento adicional en sentido longitudinal, a modo de una segunda piel, pero que es inelástica en sentido transverso.Una vez separada del papel protector, es una venda adhesiva similar en grosor, peso y elasticidad a la piel humana. El pegamento utilizado normalmente es el Cyanocrylato de uso médico.

 

El Dr. Kenzo Kase, quiropráctico japonés

El Dr. Kenzo Kase, quiropráctico japonés

La superficie de apoyo, la que lleva el pegamento, no es simétrica ni longitudinal como todas la adhesivas clásicas sino que presenta unas ondulaciones a modo de ”S” que serpentea durante su trayecto y que junto a la elasticidad longitudinal de la venda ayudará a la formación de “convoluciones” en determinados vendajes, arrugas características del método que levantan la piel para conseguir un mayor flujo sanguíneo y un aumento de información en la zona.

Se puede mojar, no hace falta retirarla , protegerla o taparla para ducharse, bañarse…y además es duradera pues su permeabilidad la hacen transpirable lo que permite llevarla puesta un mínimo de 4 días en algunos casos y otro mínimo de 4 más según tolerancia por parte de la piel y de cuidados prodigados por parte del que la lleva.

Exenta de Látex ,de ahí su característica hipoalergénica, es 100% algodón, y una vez colocada se activa por medio del calor al frotarla suavemente. Acción fundamental, la de frotar la venda, que debemos realizar nada más colocarla. Por ello, con el paso de los días no pierde tantas propiedades como ocurre con otros sistemas de vendaje pues el propio calor del cuerpo la mantiene activa. Así pues con éstas propiedades la finalidad de su utilización será la del tratamiento de lesiones musculares, articulares (tendinosas y ligamentosas), neurológicas, procesos que cursan con inflamación y linfedemas.

El método es perfectamente compatible con otros sistemas de vendaje como el funcional, pues la tendencia actual es la de hacer vendajes mixtos en determinadas situaciones en las que interese una restricción parcial de movimiento.

 

Además nos permite aplicar y combinar tratamientos físicos. Dada la capacidad de estimulación del sistema neuromuscular y propioceptivo por parte de la venda , transmitimos información a través de los receptores de la piel las 24 horas, el proceso de reparación está en marcha desde el inicio de la colocación de la misma gracias a la cantidad de datos que aporta a la zona tratada, su capacidad drenante , de amortiguación en procesos inflamatorios y de activación de la microcirculación.